Una frase de The Fellowship of the Ring

Gil-galad era un rey de los elfos.
De él cantan con tristeza los arpistas:
el último cuyo reino era justo y libre
entre las montañas y el mar.

Su espada era larga, su lanza afilada,
su brillante yelmo fue visto a lo lejos;
las innumerables estrellas del campo del cielo
se reflejaban en su escudo de plata.

Pero hace mucho tiempo se alejó
y dónde habita nadie puede decirlo;
porque en las tinieblas cayó su estrella
en Mordor donde están las sombras «.

J. R. R. Tolkien,

La comunidad del anillo .