Una frase de The Amish Nanny

«A veces Dios calma la tormenta, pero a veces Dios deja que la tormenta se enfurezca y calma a Su hijo».

Leslie Gould,

La niñera Amish.