Una frase de Paul Walker

“Si un día me mata la velocidad, no llores. Porque yo estaba sonriendo.»

Paul Walker