Una frase de Meditaciones

“Cuando te despiertes por la mañana, dite a ti mismo: las personas con las que trato hoy serán entrometidas, ingratas, arrogantes, deshonestas, celosas y hoscas. Son así porque no pueden distinguir el bien del mal. Pero he visto la belleza del bien y la fealdad del mal, y he reconocido que el malhechor tiene una naturaleza relacionada con la mía, no de la misma sangre y nacimiento, sino de la misma mente, y posee una parte de lo divino. Y ninguno de ellos puede lastimarme. Nadie puede implicarme en la fealdad. Tampoco puedo enojarme con mi pariente u odiarlo. Nacimos para trabajar juntos como pies, manos y ojos, como las dos filas de dientes, superior e inferior. Obstaculizarse el uno al otro es antinatural. Sentirse enojado con alguien, darle la espalda: esto no es natural «.

Marco Aurelio,

Meditaciones