Una frase de Emma Lazarus

“Dame tu cansado, tu pobre,
Tus masas apiñadas anhelando respirar libremente,
Los miserables desperdicios de tu rebosante orilla.
Envíame estos, los desamparados, azotados por la tempestad, a mí:
Levanto mi lámpara junto a la puerta dorada.»

Emma Lazarus
.